Imagen



Capítulo XXV: Ave, Caesar

Alrededor del año 3994 ABY (Antes de la Batalla de Yavin, porque resulta que para la gente de Star Wars destruir la primera Estrella de la Muerte es un evento más importante que, por ejemplo, la destrucción de los Jedis y el paso de República a Imperio) nació en un lugar sin importancia y en el seno de una familia sin relevancia un niño. Este niño, sin embargo, no tardaría mucho en abandonar su lugar de nacimiento, pues fue rápidamente detectado como sensible a la Fuerza y aceptado dentro de la Orden Jedi.

La Maestra Jedi Kae, historiadora de la Orden en Coruscant, fue la que acogió al pequeño como Padawan e inició su entrenamiento. No tardó mucho en percatarse del enorme potencial del niño: su facilidad para manejarse en los caminos de la Fuerza eran muy superiores a los de cualquier aprendiz de su edad, y también demostraba una buena disposición al estudio, destacando en mecánica y robótica. En el poco tiempo que habían pasado juntos habían desarrollado una estrecha relación, pero la maestra era consciente de que alguien tan capaz como su pupilo se beneficiaría de múltiples puntos de vista. Por ese motivo, se dictaminó que la tutela del pequeño cayera en manos de un maestro distinto cada varios años.

En la academia de Dantooine empezó a recibir tutelaje de parte del Maestro Zhar, e hizo rápidamente buenas migas con su compañero de estudios, Alek, el cual era también un alumno aventajado. A partir de ese momento los dos nunca se separaron, y siguieron el mismo proceso de aprendizaje, cambiando de maestros y de academias donde instruirse. Con el paso de los años, ambos superaron las Pruebas y recibieron el título de Caballero Jedi, y no tardarían en hacerse un nombre como los dos miembros más prometedores de la Orden.

Imagen

Sin embargo, poco después de su ordenación, empezaron a llegar oscuras noticias de los territorios del límite de la República: varios asentamientos habían sido destruidos por un ejército en apariencia desconocido, sin provocación alguna. Los dos jóvenes Jedis no tenían ni idea de lo importante que sería esa noticia en el futuro, tanto para la República y la Orden como para ellos mismos, pues no podían saber que sería en el fragor de la batalla contra estos invasores donde los dos forjarían una nueva identidad para sí mismos.

Las Guerras Mandalorianas habían empezado, y Revan y Malak todavía no habían nacido.








¿Por dónde nos habíamos quedado?

Imagen

Anda coño, es verdad. ¡Parece que ya hemos llegado a mi episodio masturbatorio!

Entenderéis ahora por qué este juego tuvo tantísima popularidad, especialmente con la relativa pobreza argumental que estaba teniendo hasta que hemos llegado a este momento. Este es el giro que sorprende a todo el mundo, el que hace que la cabeza te dé vueltas y permanezcas minutos enteros sentado en tu silla boquiabierto por tamaña revelación.

Bueno, pues yo no creo que sea para tanto. Cuando yo lo jugué por primera vez ya vi venir de lejos la "sorpresa" (las conversaciones con el Consejo me dejaron muy mosca, y que eligiera Kashyyyk como primer planeta no ayudó), pero puedo entender que otros se llevaran la sorpresa. Al fin y al cabo yo no es que sea un listillo, es que soy un obsesivo y un paranoico, lo cual es una combinación muy buena para joderte todos los posibles giros de guión que pueda haber. Además, cuando estás inmerso en el juego no ves tan claras ciertas cosas. Y cuando tu experiencia con el videojuego se reduce a ver su progreso a través de imágenes y con un gilipollas despistando desde el principio es todavía más comprensible que no se viera venir.

Por lo que sí que no voy a pasar es que se ensalce a los guionistas como genios sin parangón por hacer esto, porque no lo son. No son lo PEOR que ha habido, por supuesto que no, pero tampoco son tan brillantes como se afirma en muchos sitios:



Este vídeo te lo ponen justo antes de la secuencia en la que se ve a tu personaje quitarse la máscara de Revan. Obviamente lo de las capturas reutilizadas a manera de flashback fue cosa mía.

Me cabrea mucho este vídeo. Mucho. Independientemente de los motivos que pudiera haber para hacerlo, lo considero ofensivo hacia dos objetivos en concreto:

1- Hacia los propios guionistas del juego. Puedo equivocarme, pero el vídeo huele mucho a que es cosa del director o incluso a una orden directa de LucasArts, dudo mucho que sea cosa de los escritores. ¿Por qué lo dudo? Porque, si lo hubieran hecho ellos, para haber creado toda una historia centrada exclusivamente en un único giro argumental se les ve con problemas de confianza. ¿Tan mal creían haber hecho su trabajo que necesitaban recordar las pistas que habían puesto de una manera tan tosca?

2- Hacia los propios jugadores. "Pobrecitos, que nos compran el juego y encima no van a entender de dónde sale esto, ¡vamos a dejárselo todo completa y absolutamente masticadito, y disminuyendo además las posibilidades de rejugar el videojuego! ¡¡No podemos soltar de la mano al jugador en ningún momento, no somos unos monstruos!!" El vídeo, en vez de explicar las cosas, lo que hace es insultar la inteligencia del que lo está viendo. Punto. Si querías regodearte y señalar todas las pistas que se han dado hay miles mejores formas de hacerlo. Lo que yo hice no es especialmente elegante, pero aun así es mejor que lo suyo.

Y ahora que estamos hablando de mí, me acabo de acordar de que hay cierto mesías del que hablar. ¡Música!



Imagen

Imagen

Ys... digoooooo... Revan: "MI nave, Malak. MI nave".

Imagen

Imagen

Quizás recordéis el as que me saqué de la manga cuando empecé a hablar del complejo de inferioridad de Malak cuando surgió la primera visión de Revan, allá por Dantooine. Ahora mismo podría parecer que era una bomba de humo más, pero de hecho no era mentira: Malak convirtió su admiración por su amigo en rencor y envidia al pasarse al Lado Oscuro.

Soy un gran fan de las medias verdades. Los sociópatas y yo somos así.

Imagen

Imagen

Porque, como bien ha dicho el calvito, los Jedi son imbéciles, pero los Sith no. Al menos no en el contexto de los prisioneros, claro.

Imagen

Imagen

Et tu, Bastila? Et tu?

Imagen

Imagen

"Te curaron la mente". Me encanta.

Imagen

¿"Intentó"? ¡Lo logró!

Imagen

Pero eso no te detuvo para acostarte con el Señor Oscuro más atractivo que hay ahora mismo en esta habitación, ¿eh?

Imagen

"Lord del Sith". A ver si arreglamos ese modulador de voz, Malak.

Imagen

Imagen

Es comprensible que en esta situación el personaje esté un poco espeso, pero... ¡eres el jodido Revan, maldita sea! ¿Tan difícil te resulta imaginar por qué querrían de su parte a la persona que puso de rodillas tanto a los mandalorianos como a la República?

Aunque también está superando lo de haber sido Yso Nevar durante todo este tiempo, claro. Eso no puede ser fácil. Era un poco capullo, ¿no?

Imagen

"Revan un gran peligro". Mente tuya secretos fragua, importante tener.

Imagen

¿Dónde se sacaron la carrera de psicología los del Consejo para pensar que iba a funcionar así todo?

Imagen

Coño, porque era la más atractiva de todos los que formaban parte del complot.

Aunque preYoda tenía una caída de ojos que...

Imagen

Imagen

Por eso Bastila estaba tan a la defensiva cuando la rescatamos de Taris. No podía permitir que el amnésico Revan tomara el liderazgo, porque entonces ella perdería el poco control que podía tener sobre la situación.

Imagen

Y por eso había diálogos... así. Era su trabajo asegurarse de que el apaño que hizo el Consejo con la memoria de Revan seguía funcionando.

Curiosamente no voy a poner a caldo a Bastila. Sí, se presentó voluntaria para hacer de perro guía al Revan lobotomizado, pero el plan era de sus Maestros, no suyo. Y hemos podido ver a lo largo del juego que no podría haber lamentado más su decisión... aunque se haya llevado a un partidazo de novio.

Imagen

Malak, ahora mismo me siento avergonzado de que se conociera a Revan como a tu maestro. ¿Así intentas corromper a la chica? ¿Diciendo gilipolleces infantiles una detrás de otra?

Imagen

Imagen

<Suspiro> El Consejo es gilipollas.

Hasta literalmente el momento de su muerte el Consejo negará que se equivocaron en su decisión con las Guerras Mandalorianas. Cualquier duda que pudieran haber tenido al respecto se disipó con la corrupción de Revan y Malak y el inicio de lo que luego pasaría a llamarse la Guerra Civil Jedi. Hallaron confirmación en la caída de sus dos mayores detractores. Esto hizo que ataran a su cabeza todavía más fuerte el sombrerito inquisitorial.

La maestra de Revan, por ejemplo, fue expulsada de la Orden por considerar que sus enseñanzas eran peligrosas y sediciosas. ¿Por qué? Bueno, pues porque da la casualidad de que no solo entrenó a Revan, sino que buena parte de sus alumnos también acabaron acudiendo a su llamada durante las Guerras Mandalorianas. Lo de que eran unos jóvenes inexpertos metiéndose en una guerra encarnizada y que, de hecho, sólo formaban parte de un conjunto de Jedis mucho mayor, le importaba una mierda al Consejo. Si la mayoría de los alumnos de esta señora han caído al Lado Oscuro debe ser por su culpa.

Sigamos dejando fluir la ira. Dentro de los Jedi y los Sith, exceptuando casos muy extremos, la edad es sinónimo de poder. Eso significa que los Maestros son los más poderosos de la Orden... lo cual me hace preguntar por qué demonios no fueron ellos a intentar detener al Señor Oscuro, en vez de estar sacrificando vidas jóvenes una detrás de otra a lo tonto. Vale, sí, alguien tiene que quedar para enseñar a los nuevos aprendices los caminos de la Fuerza, ¿pero por qué no enviar a unos pocos Maestros, los que sean más aptos en combate, a la misión que le dieron a Bastila? Porque os doy una pista: si Malak no hubiera mandado lanzar el petardazo que lanzó hacia la nave de Revan, éste habría masacrado sin pestañear al equipo Jedi que iba a capturarle.

¡Y ricemos el rizo! Cuando llega Bastila hasta ellos con el cuerpo apenas vivo de Revan en sus brazos, ¿qué es lo que se les pasa por la cabeza? "Uuuuhm... la hemos liado parda en los últimos años por no querer bajar de nuestra torre de marfil y por aferrarnos a nuestra supuesta "superioridad moral"... ¡VAMOS A DESTRUIR LA ESENCIA DE ESTA PERSONA QUE TENEMOS AQUÍ DELANTE PARA USARLO COMO ARMA!". Sí, estaban desesperados. Sí, no sabían qué más hacer. Aunque lo parezca, no critico esta decisión en concreto. Lo que sí critico es que consigan seguir engañándose a sí mismos después de todo lo ocurrido autojustificándose con, de nuevo, SU SUPERIORIDAD MORAL. Es decir, pese a todo, desde su punto de vista NADA de lo que ha ocurrido es culpa suya, si no de los demás, que no les escuchaban. NADA.

¡El Consejo Jedi es un consejo corrupto e hipócrita! ¡Corruptos por guiarse por el miedo y la vergüenza, y por usar a Bastila como un títere y como catalizador de sus cada vez más extremos planes! ¡Hipócritas por transgredir todos sus códigos éticos y morales para reprogramar a una persona en un momento de necesidad, cuando ellos mismos demonizaron a esta misma persona y a sus allegados por hacer una transgresión mucho menor que la suya! ¡AAAAAAAAAAARRRGH!

Uuuuuuf. Me he quedado mucho mejor así. ¿Cuántas veces habré usado la palabra "Consejo"?

Imagen

Imagen

Imagen

Espera, ¿ya vamos a pelearnos con el jefe final? ¿No hay ningún Deus ex Machina que nos lo vaya a impedir?

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen







Imagen

La República actuó tarde y mal. Lo que consideraron en un principio como una mera molestia demostró ser algo muy superior, pues desde su derrota en la Gran Guerra Sith los mandalorianos no habían perdido el tiempo. Se levantaron y se fortalecieron, y crearon nuevas y mejores herramientas para la guerra. Además, bajo la atenta mirada de Mandalore el Máximo y de Cassus Fett, su mano derecha, había nacido la orden de los NeoCruzados, un cuerpo de élite con el mejor equipo y el mejor entrenamiento, y que demostraron no tener rival en el campo de batalla. En unas pocas décadas los mandalorianos habían creado una de las mayores potencias militares que jamás se había visto en la galaxia, y se habían lanzado hacia la República con brutal eficacia.

El Senado, por su parte, trató de controlar los medios de comunicación para no extender el miedo entre la población, pero fue inútil: la aplastante superioridad de los invasores era un secreto a voces. Tras un tiempo, las miradas de la gente y de los políticos se volvieron hacia la Orden Jedi. ¿Por qué no habían actuado todavía? ¿A qué esperaban?

El Consejo Jedi temía que un conflicto bélico tan destructivo acabara por destruir la Orden si se unían. A su vez, también creían que había algo más detrás de los mandalorianos; podían sentir que había algo más oscuro y más importante incluso que la propia guerra, pero no eran capaces de discernir de qué se trataba. Como tantas otras veces había ocurrido en el pasado y volvería a ocurrir en el futuro, los Jedis encontrarían su destino en sus intentos de huir de él, y decidieron no actuar hasta que tuvieran más información.

Imagen

Con esta decisión, millones morían cada día. Fue una cifra que no le pasó desapercibida a un joven Caballero Jedi, el cual pidió una audiencia con el Consejo para averiguar por qué no se unían a la batalla. Las explicaciones de los Maestros no consiguieron aplacar al joven, y los argumentos de éste no minaron la resolución del Consejo. Tras esa discusión, el joven Caballero realizó un llamamiento dentro de toda la Orden Jedi animándoles a que se unieran a él para poder ayudar a los ejércitos de la República; su fama y su carisma hicieron que su reclamo no llegara a oídos sordos, y varias decenas de Padawan y Caballeros se unieron a él, siendo su buen amigo Alek el primero.

La República no estaba en posición de negar la ayuda que tanto necesitaba, pero los Jedis no podían trabajar junto con el ejército de manera oficial; de esa forma, las misiones de las que se encargarían ellos irían en paralelo a las de la Armada. Sin embargo, los medios de comunicación, deseosos de poder transmitir buenas noticias, centraron su atención en esta nueva facción que se había sumado al conflicto: si los mandalorianos tenían a sus NeoCruzados, ellos hablarían del
Cruzado Jedi que se había unido a la guerra.

Imagen

Sus primeros trabajos consistieron en operaciones de inteligencia en las fronteras, donde consiguieron resultados mixtos: aunque sus habilidades los convertían en enemigos formidables, su falta de experiencia y su código moral les hacían flaquear en los peores momentos. De hecho, no mucho después de haberse unido a la guerra la mayor parte del contingente Jedi fue emboscado por los mandalorianos en el planeta Suurja, y fueron trasladados al campamento de investigación de Demagol, un científico mandaloriano encargado de descubrir la fuente de los poderes Jedi.

De todos los sujetos de prueba, Alek resultó ser el favorito del alocado investigador, quien sufrió durante días todas las diversas torturas que se le infligieron. Aunque eventualmente todos los Jedi del campamento fueron rescatados, Alek se llevó consigo varios recuerdos de la experiencia, como la pérdida de su cabello y las numerosas cicatrices que ahora plagaban su cuerpo. Debido a esto y a las demás crudezas de la guerra, Alek decidió empezar a hacerse llamar Malak, el nombre de una de sus tapaderas para las misiones de inteligencia, como símbolo de su desprecio hacia los mandalorianos y de su desapego por el Código y el Consejo Jedi.









Imagen

Pues no, estamos solos en esto... aunque tampoco podría ser de otra forma. Esta pelea lleva años gestándose. Música, maestro.



Malak pega muy fuerte y resiste bastantes cosas, pero no es nada que haga sudar. Con ponerse un escudo de energía la pelea se vuelve bastante nimia.

Imagen

Revan: "¡Argh! ¿Como puede ser tan ágil alguien tan grande?"

Malak: "¡Ahora soy mucho más fuerte de lo que tú jamás fuiste, Revan!"

Revan: "¡Lo que quizás poseas en habilidad lo careces en disciplina, Malak! ¡Eres tan repulsivo como una mona marrana!"

Malak: "¿Es que TANTO me parezco a tu hermana?"

Imagen

Revan: "¡No descansaré hasta que hayas sido exterminado!"

Malak: "Entonces deberías cambiar a cafeinado".

Revan: "P... pero... ¿cómo es esto posible? ¡Mis insultos... !"

Malak: "¡... no sirven de nada! ¡Has olvidado tus propias enseñanzas, Revan! ¡¡Eres patético!!"

Revan: "¿Qué quieres decir?"

Malak: "¡Cuando se está abordo de una nave los insultos han de ir con rima! ¡Es algo básico!"

Imagen

Revan: "No... ¡No! ¡Eso es imposible!"

Malak: "Examina tus sentimientos, Revan, ¡sabes que es cierto! ¡Te has quedado desfasado!"

Revan: "¡¡NOOOOOOOOOOOOO!!"

Imagen

Imagen

Imagen

¡Tiene el poder de pausar el combate cuando quiere! Estamos muy por debajo de su nivel.

Imagen

¡Y también nos puede mantener levantados con la Fuerza fuera del combate! ¡No en vano es el Señor Oscuro!

Imagen

Imagen

Imagen

Y... tras tenernos en sus manos, Malak sale corriendo hacia otra habitación.

Podría considerarse que está huyendo, pero lo cierto es que sencillamente está jugando contigo. Malak será muchas cosas, pero no un cobarde.

Imagen

Y vuelvo a preguntarme qué coño estaban pensando los ingenieros que hicieron esta nave. "Vamos a crear un complejo de salas y pasillos laberínticos, para que así, si el comandante se vuelve malo, pueda juguetear con sus enemigos. El comandante o algún Jedi Oscuro, claro; no podemos atarnos las manos".

Imagen

Revan: "Arf, arf... cof... deja que coja el aire un momento, anda... ¿por qué demonios me habré puesto a correr para buscarte?"

Malak: "Nunca tuviste mucho fondo, la verdad. Seguro que Bastila te lo habrá dicho alguna vez".

Revan: "... no tengo ni energías para refutarte eso".

Malak: "¡Pero eso significa que has follado! ¡Genial!"

Revan: "Ee.... ¿ein?"

Malak: "¡El Código de Colegas, Revan! ¡¿Incluso has olvidado el Código?!"

Imagen

Malak: "¡Eso es algo que no puedo perdonar, por muchos Consejos que te hayan borrado la memoria!"

Revan: "¿Por qué es tan importante?"

Imagen

Malak: "¡El Código es sagrado! ¡Incluso cuando ibas diciendo por ahí que era un retrasado mental yo seguía respetando el Código!"

Revan:
"Oye..."

Malak: "¡Incluso cuando estábamos ligando en una cantina y decías en alto que yo tenía alguna enfermedad venérea, yo seguía respetando el Código!"

Revan:
"Si no lo dudo, pero..."

Malak: "¡INCLUSO CUANDO ME ARRANCASTE LA MANDÍBULA CON EL SABLE YO SEGUÍA RESPETANDO EL CÓDIGO!"

Revan: "..."

Malak: "..."

Revan: "Te... ¿De verdad te destrocé la boca de un sablazo?"

Malak: "¡SÍ!"

Revan: "Woah. Soy un cabrón con pintas. Empiezo a entender muchas cosas".

Imagen

Imagen

Imagen

En esta parte Malak empieza a estrangularte con la Fuerza a cada rato. Como probablemente nuestras tiradas de salvación serán una putísima mierda nos entra todo, lo que nos deja a cada rato expuestos para que nos empiece a rajar la tripa cosa mala.

Ah, y no me he inventado lo de la mandíbula, eso es cierto. Revan le reventó de un sablazo la boca para "enseñarle humildad". ¿No os empieza a caer mejor nuestro héroe?

Imagen

¡Tramposo!

Imagen

Imagen

Bastila, realmente aprecio este gesto tan bonito, pero no tienes ninguna posibilidad contra el calvito.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Es... francamente complicado de verse así sin más por las capturas, pero lo que ha hecho Bastila es arrojar su sable hacia Malak. Sorprendentemente le ha dado; el movimiento Katarn es así de efectivo.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

¡Nuestro traicionero interés amoroso! ¡NOOOOO!

Imagen

¡Tiene la voz de Jennifer Hale, Carth! ¡De Jennifer Hale!

Imagen

Imagen

Es de las pocas veces en las que el cliché es realmente cierto; estos tres mindundis no pueden contra Malak. ¿Y por qué? Porque nos han obligado a llevar este grupo.

El equipo Macho-Machote Alfa habría despachado a ese calvo con mallas bien rápido.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Al huir de El Leviatán tenemos, cómo no, que enfrentarnos al odioso minijuego de la torreta de nuevo. No hay mucho más que mostrar. Pium, pium, payum, payum.

Imagen








Imagen

El conflicto seguía recrudeciéndose. El Cruzado enviaba siempre que podía información sobre las actividades de los Jedis y sus descubrimientos al Consejo, con la esperanza de que recapacitaran y que se unieran a la guerra; sus esfuerzos eran en vano, y terminó por ignorarles. Pasado el tiempo, todos los Jedis renegados decidieron en consenso dar el título honorífico de Maestro al Cruzado, tanto por su liderazgo como por su habilidad superior. Así mismo, la prensa decidió buscar un nombre más contundente a su grupo, y se les empezó a conocer como los Revanchistas.
Mientras tanto, en los planetas interores, la paciencia del Consejo se agotaba. Pese a haberlos denunciado públicamente como rebeldes, cada día más y más Jedis marchaban para unirse a sus compañeros en el frente. En un último intento de hacerles entrar en razón, varios Maestros viajaron a Cathar, el planeta donde se hallaba el líder de los ahora llamados Revanchistas, para hablar con él.

El planeta Cathar era un lugar importante para los renegados. Hacía diez años que había quedado desierto, y nadie sabía por qué. El Cruzado tenía serias sospechas de que lo habían arrasado los mandalorianos, así que lo había estado utilizando como ejemplo para convencer a otros Jedis de que debían unirse a él. Sin embargo, nunca habían encontrado ninguna prueba de quiénes habían sido los culpables de su destrucción. Nunca hasta el momento en el que los Maestros pusieron un pie en el planeta.

En cuanto vieron al líder, se dirigieron hacia él para advertirle que no podía seguir arrastrando a más Jedis al frente, y que debían volver todos a Coruscant. En medio de la discusión, sin embargo, el Cruzado se tropezó con algo que estaba medio enterrado en el suelo. Al cogerlo, vio que era una máscara mandaloriana, y tanto él como todos los Jedis que estaban a su alrededor sufrieron una visión de la Fuerza.


Imagen

Vieron como los cruceros mandalorianos estaban bombardeando las ciudades desde el cielo. Cassus Fett, el comandante de la operación, encontró a un grupo de civiles supervivientes mientras sobrevolaba los restos de una ciudad, y dio orden de disparar hacia su posición. Sin embargo, una de sus propios soldados se interpuso entre los Cathar y Fett, argumentando que ya habían ganado y que no era necesario asesinar a los civiles. El comandante, imperturbable, afirmó que los Cathar merecían desaparecer por haber deshonrado a los mandalorianos décadas atrás en la guerra con Exar Kun, y advirtió a su soldado de que mandaría disparar a sus hombres tanto si ella estaba delante como si no. La mujer no se movió, así que Fett la saludó respetuosamente y, fiel a su palabra, ordenó disparar a todos los cruceros, consiguiendo así aniquilar a los indefensos supervivientes Cathar y a la única persona que trató de defenderlos.

Terminada la visión, todos los Jedis presentes estaban aturdidos y afectados por lo que acababan de experimentar. El Cruzado, en cambio, se incorporó con la máscara en sus manos, y comprobó que era la misma que llevaba la mandaloriana que había intentado proteger a los civiles.


Imagen

Inspirado por ella, alzó la máscara y se la puso, y activando su sable hizo el juramento, delante de todos los presentes, maestros y alumnos, que no cejaría jamás en su empeño de detener a los mandalorianos. Para ello, decidió adoptar una nueva identidad, un símbolo de su convicción: si el público los conocía como los Revanchistas, entonces él sería Revan. Su nombre y su rostro serían ahora un mensaje hacia los mandalorianos: de entre sus enemigos había surgido alguien que podía pararlos, y que estaba dispuesto a hacerlo a toda costa.

Cuando los Maestros que habían estado en Cathar volvieron con el resto del Consejo y relataron lo sucedido, todos decidieron dejar de lado las amenazas contra los Revanchistas. Oficialmente seguían condenando su comportamiento, pero ya no lo perseguirían. Sin embargo, Revan, observando que el Consejo empezaba a dudar, aprovechó la situación y les propuso una posible solución para todos. Hacía treinta años, en la Gran Guerra Sith, la República estableció los llamados Cuerpos de Misericordia, un grupo formado por cualquier ciudadano con conocimientos médicos básicos que se quisiera presentar voluntario para ayudar a los heridos en el frente. Aunque ya olvidada, esta iniciativa seguía existiendo y era totalmente legal, por lo que si alguien considerado ciudadano de la República quisiera ser llevado al frente, como un Jedi, por ejemplo, estaría en todo su derecho de hacerlo, siempre y cuando el ejército accediera a ello.

Si el Consejo negaba este movimiento a los Revanchistas estaría, técnicamente hablando, negando un derecho civil a su alumnado, lo cual acabó por hacer torcer el brazo a los más reticentes de los Maestros. Al final aceptaron el truco de los Cuerpos de la Misericordia de Revan para mandar a todos los Caballeros que quisieran combatir hacia el frente.
La oleada de nuevos reclutas Jedi inundó las calles de Coruscant.


Imagen

Habiendo conseguido, tras varios años, que los Jedi pudieran unirse de manera oficial al ejército de la República, Revan disponía ahora de muchos más medios a su alcance para cambiar las tornas. Consiguió numerosas victorias militares contra los mandalorianos, y no pasó mucho tiempo hasta que el Senado lo nombró Comandante Supremo y le otorgó el mando de toda la flota.

El héore de la República empezó a devolver a los mandalorianos cada golpe. En cada encuentro se volvía más frío, más duro y más calculador; sabía que no conseguirían la victoria sin más sacrificios, así que decidió dejar de temer las pérdidas que pudieran sufrir y centrarse en la meta final. Había estudiado a los mandalorianos, y comprendía cómo pensaban y por qué actuaban como actuaban. Comenzó a copiar sus mismas tácticas, y sacrificó sistemas enteros tan solo para dejar más puntos vulnerables por los que poder atacar. Por cada nave de la República que se perdía, los Mandalorianos perdían tres. Si un Jedi caía, un regimiento entero de mandalorianos también.
Sus decisiones bien podrían no ser propias de un Jedi, pero sí de un militar; paso a paso, y golpe a golpe, empezaron a hacer retroceder a los mandalorianos, y fueron reduciendo sus números poco a poco. Al final todo se redujo a una última gran batalla: la flota de la República contra el resto de las fuerzas de Mandalore, asentadas sobre los cielos de Malachor V.


Imagen

Meetra Surik, una de las principales generales de Revan, fue la que dirigió el ataque a la superficie, mientras que el propio Comandante dirigía las fuerzas de la flota. En poco tiemo consiguió abordar el buque insignia del propio Mandalore, el cual falleció en un duelo personal contra el Jedi, dejando a su gente sin su líder. Para cuando todo hubo acabado, la superficie de Malachor V quedó completamente destruida, y miles de naves y soldados hallaron su tumba en ella... pero la guerra había terminado. Los mandalorianos fueron derrotados, y Revan había hecho honor a su promesa.

Más tarde, sin embargo, el héroe y su amigo Malak dirigieron a la flota más allá del espacio conocido bajo el pretexto de seguir a las pocas fuerzas mandalorianas supervivientes. Nadie sabe, sin embargo, qué es lo que ocurrió después de aquello. Transcurrido un año, la República clasificó a todos aquellos que siguieron a Revan como desaparecidos en combate.

Pero la realidad demostró ser algo muy diferente.


Imagen

La gran oscuridad que el Consejo había sentido hacía años que se ocultaba tras el conflicto con los mandalorianos apareció. Revan y Malak habían vuelto, esta vez bajo el título de Señores Sith, y con una inmensa fuerza militar a sus espaldas. El gran héroe de la República volvía ahora como conquistador de su propia gente, y sin ofrecer explicación alguna realizó un ataque relámpago contra el esqueleto del gigante que antes había sido la República. El resto, como suele decirse, es historia.

Imagen

Aproximadamente un año después de iniciar su nueva campaña militar, Revan fue traicionado por su antiguo compañero Malak. El método del genio, sin embargo, se fue con él; mientras que Revan tan solo había ocupado posiciones clave y había atacado únicamente a los objetivos que representaban una amenaza potencial, Malak emprendió una campaña de destrucción indiscriminada, ignorando el posible plan maestro que pudiera haber tenido su supuestamente fallecido compañero.







Imagen

Hemos conseguido huir de nuestros malignos opresores y ahora estamos deambulando pacíficamente por el espacio... lo que significa que es hora de enfrentarnos con nuestro legado.

Imagen

Imagen

Imagen

Por respeto ignoraremos la manera tan rara de la que ha hablado Jolee en la última frase.

Imagen

¡Carth, sabandija!

Imagen

Imagen

Imagen

La reacción de Mission es la más natural de todas. "¿Que eres un dictador intergaláctico? ¡Cómo mola!"

Imagen

Imagen

Imagen

Uno de los mayores problemas que tengo con el juego es, precisamente, esto. Todo el mundo (y cuando digo todo, quiero decir TODO) van a estar refiriéndose a tu pasado en términos negativos. Es decir, que van a estar hablando de Darth Revan. Van a estar hablando del Señor Oscuro, y de todas las atrocidades que hizo. De hecho, tu arco argumental como personaje del Lado Luminoso es, precisamente, dejar atrás tu pasado y darle la espalda a la identidad de Revan. Y es algo con lo que no comulgo en absoluto.

Antes de ser un tirano, Revan era un héroe. Fue él quien salvó a toda la República de la extinción. Fue él el que salvó millones de vidas por tener un par de narices y dar un paso hacia delante cuando nadie más estaba dispuesto a hacerlo. Sin embargo el juego parece olvidar de manera sistemática todo ese trasfondo y catalogar como negativo el volver a tomar el nombre. ¡Revan no es un sinónimo de maldad y oscuridad! ¡De hecho su historia viene a significar que incluso el más grande de los grandes puede llegar a caer!

En fin. Abundaremos más en esto cuando llegue el momento, que no quiero quedarme sin balas.

Imagen

¡¡Al fin tengo esta opción de diálogo!!

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Como vuelva a leer lo de "EL" Sith voy a matar a alguien.

Imagen

Imagen

Aquí es cuando llega el clásico momento en el que vamos preguntando a cada personaje si confían en nosotros. Me dan ganas de vomitar.

Imagen

Oh.

.

.

.

.

¿Qué?

Imagen

¡¡GRANDÍSIMO HIJO DE PUTA!! ¡Nos la ha estado jugando desde el principio y lo dice como si nada!

Y no, no es que se esté haciendo el listillo, que dentro de todo pegaría con el personaje. Para nada. Mirad:

Imagen

¡El muy mamonazo nos iba dando pistas! ¡Estaba haciendo el equivalente de tocarnos con un palo para ver si estábamos despiertos!

AAaaaaaah. Esto solo hace que le coja más cariño a Jolee. Snif. ¡Siguiente!

Imagen

Imagen

Imagen

ESTO es un guerrero de verdad, cojones. Sí señor.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Dun dun duuuaaah, ni me molesto. Era obvio. TODO en este juego es culpa de Revan, de una forma u otra.

Imagen

Conveniente, sargento. Muy conveniente. Tome nota.

Imagen

Imagen

Imagen

Señoras y señores, La Fuerza: el equivalente al "lo hizo un mago" en este universo.

Imagen

Yo no lo habría dicho mejor, Canderous.

Imagen

Imagen

Imagen

Joder, habláis como si realmente os hubiéseis dado cuenta de mi decisión de ignorar constantemente a T3 durante todo el juego.

Imagen

Uuuuuy. Bueno, supongo que sin Bastila teníamos que encontrar otro rollete para pasar el rato en la nave. Qué demonios, para tener cuarenta y tantos Carth está muy bien.

Imagen

Imagen

Imagen

¿Que no vas a dejar que qué? ¡Podrías haber dicho eso desde el principio del juego, hombre! ¡Nos habríamos ahorrado muchas gilipolleces!

Imagen

No es que tuvieras mucha opción incluso si eso ocurriera, Carth.

Imagen

Imagen

Bueno, pues... aquí estamos, al final de tantas cosas. Ahora sabemos que realmente tenemos en nuestras manos al motor que dio inicio a todo este conflicto, y por lo tanto es nuestra responsabilidad pararlo. Aunque todavía quedan preguntas por responder, claro. ¿De dónde cojones sacaron Revan y Malak tantísimas naves? ¿Qué es la Fragua Estelar? Y, quizás más importante, ¿qué hizo que ambos dos se volvieran en contra de la República? ¿Y por qué habré dado los nombres de ciertos personajes en las retrospectivas? No será porque son importantes y no debéis buscar información sobre ellos en internet, claro. No es que esté plantando un "foreshadowing" de tres pares de cojones, claro que no.

En fin, ya llegaremos a eso. Nuestra próxima parada es Korriban, el hogar de los antiguos Señores Sith y lugar donde se ha asentado la academia del reinado del terror de Malak. Seguro que saber que somos Revan no nos va a abrir puertas allí abajo, ¿a que no?


El próximo capítulo: Nada es más fácil que censurar a los muertos

<< Anterior Índice Siguiente >>